Políticos y Twitter: el caso Zapata

¿Os acordáis de aquello que decían los primeros concursantes de Gran Hermano: “en la casa se magnifica todo”? En las redes sociales ocurre lo mismo. Y cuando hablo de redes sociales hablo de Twitter y cuando hablo de magnificar hablo del caso Zapata, el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Madrid que dimitó de su cargo (no abandonó el acta) tres días después de haber sido designado como edil.

Quién nos iba a decir hace unos años, cuando se escribieron los tuits que acabaron por hacerle salir del ayuntamiento, que los chistes (macabros) hechos en una red social podían costarle el cargo a alguien.  Ya lo hemos comentado en más ocasiones, que lo que se dice en una red social queda dicho, aunque lo borremos a los dos minutos de haberlo publicado (no ha sido el caso). Siempre habrá un pantallazo que te lo recuerde.

zapata_pide_disculpas

Haciendo un rápido repaso de lo acontecido en los últimos días la cosa ha sido tal que así. El sábado Manuela Carmena es elegida alcaldesa de Madrid y empieza a dibujar su organigrama: Cultura sería para Guillermo Zapata. Horas después los grupos de la oposición pedían la dimisión del edil por la publicación de varios tuits que fueron tachados de racistas, burlas hacia las víctimas del terrorismo y del Holocausto judío…

Lo que para algunos tuiteros era visto como una “rabieta” del sector que había perdido las elecciones se ha convertido en la crisis de gobierno más rápida de un equipo de gobierno municipal. Vamos a ver cómo la han gestionado desde Ahora Madrid, que no hace falta recordar que son nuevos en esto de la política.

Los tuits de la polémica no fueron escritos por Zapata los tres días que apenas ha sido concejal, ni siquiera en campaña electoral. Cuentan en su mayoría con años de antigüedad y los hay que se remontan a 2011, cuando ni siquiera existía el movimiento del 15-M que desenvocó en los círculos de Podemos. Por entonces Zapata era una persona más o menos anónima que utilizaba Twitter como cualquiera de nosotros, con un cierto toque de ironía y humor. A esto se suma que era muy crítico con el gobierno de Mariano Rajoy, lo que tiene como resultado miles de seguidores.

zapata_tuit_marta

Fue precisamente ese gusto por el humor negro -que él mismo reconoció este fin de semana- el que hizo que en menos de 72 horas Zapata haya presentado la dimisión como concejal de Cultura, después de haber pedido disculpas pública y particularmente a todos los que se podían haberse sentido ofendidos por los tuits, como Irene Villa o la familia de Marta del Castillo e insistir en que los tuits se habían sacado de contexto (y recuperado años más tarde).

Ese ha sido el principal acierto a la hora de gestionar la crisis. Ésta se empezó en Twitter y es en esa red social donde él la gestionó, antes siquiera de saltar a los medios de comunicación. Dio explicaciones en tuits -más tarde lo haría en su Tumblr, pidió perdón y acabó por cerrar su cuenta (@casiopeaexpres), imagino que cansado del aluvión de menciones.

No entró en más polémicas, que suficiente había ya con las referencias a él, que se dividían entre las que pedían su dimisión como concejal del Ayuntamiento de Madrid o que Carmena lo echase y las que le convertían prácticamente en un héroe. Tres días después presentaba su dimisión en rueda de prensa pidiendo de nuevo perdón, asegurando que no apoyaba la violencia y que era consciente de que siendo un cargo público no podía hacer tales declaraciones.

zapata_tuir_terrorismo

Lo ocurrido con Zapata ha servido para hablar de los límites del humor y de la libertad de expresión. El humor que yo sepa no tiene límites establecidos, aunque podrían aplicársele los mismos que a la libertad de expresión. Los marca la vulneración de cualquier derecho de otra persona. Esto es que si con los tuits de Zapata alguien ha visto vulnerado su honor el de Ahora Madrid habría sobrepasado dicha libertad.

De momento lo que sabemos es que Irene Villa se ha tomado con humor los tuits del concejal de Ahora Madrid y el madre de Marta del Castillo se hubiera dado por satisfecho con una reprimenda. Las críticas más fuertes le han llegado de los partidos de la oposición y de personas a título particular que han criticado sus tuits, lo que hace pensar que son expresiones que quedan dentro de la libertad de expresión.

También nos da una lección para cualquier usuario de redes sociales: cuidado con lo que escribes hoy, porque puede volverse en tu contra dentro de unos cuantos años. También nos descubre que hay gente con mucha paciencia como para buscar lo que alguien tuiteó hace cuatro años. ¿A que ya estás corriendo a tu cuenta a revisar lo que escribiste hace tiempo? Ya sabes, mesura en los dedos. Siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s