Cómo enfrentarte al primer párrafo y salir victorioso

Por todos es conocido el miedo a la página en blanco. La sensación de no ser capaz de rellenar un espacio con texto por la dificultad para conseguir que salgan las palabras. No es el único temor que puedes sufrir a la hora de escribir, incluso me atrevería a decir que tampoco el peor. Enfrentarse al primer párrafo es una batalla que se presenta aún más complicada.

Puedes tener claro qué quieres comunicar, cómo vas a hacerlo pero no encuentras las primeras palabras perfectas, esas que enganchen al lector para que siga leyendo y no se vaya. Escribes una frase y la borras porque no te gusta.

Y así durante varias veces hasta que acabas con una sensación de frustración. ¿A que ya sabes a lo que me refiero?

Foto de Bplanet.

Foto de Bplanet.

El primer párrafo es una de las piezas más importantes de un texto. Tiene que ser atractivo y contener suficiente información como para que el lector sepa qué le vas a contar a continuación y decida seguir leyéndote. No vale cualquier cosa, ni dejarse las ideas principales para cuando vas por la mitad del artículo.

Si no le das al lector algo que le enganche en las dos o tres primeras frases no seguirá leyendo y no llegará al cuerpo de texto, que es donde le cuentas eso tan importante. Si nadie va a llegar a leerlo, ¿compensa escribirlo?

Ahí radica la importancia de conseguir un buen primer párrafo. ¿Cómo puedes conseguir sin desfallecer?

Lo primero es no agobiarse. Si te plantas ante la hoja en blanco y no estás contento con ninguna de las formas que se te ocurren para empezar el texto 20 minutos después déjalo y pasa a otra cosa.

Para empezar puedes pensar cómo vas a estructurar tu post o tu artículo. Desgrana las principales ideas y eso te permitirá hacerte una idea de qué es lo que vas a destacar, qué es lo más importante y por lo tanto qué idea quieres transmitir en el primer párrafo.

Foto de Blackzheep.

Foto de Blackzheep.

Después de esto puedes volver a intentar escribir ese primer párrafo que te trae de cabeza Si no lo consigues otra opción es empezar a escribir y dar forma a la información. Cuando la tengas lista o medianamente encauzada te será más fácil determinar qué es lo que contarás en el primer párrafo y cómo lo harás.

Si aún sigues bloqueado guarda lo que hayas escrito, deja el ordenador y sal a dar una vuelta, llama a un amigo, tómate un café… En definitiva, desconecta de lo que estás haciendo.

Hay veces que uno se ofusca tanto que resulta muy complicado sacar algo en claro. Tomarse unos minutos de descanso y volver con la cabeza despejada te ayudará a concentrarte y tener las cosas más claras.

En ocasiones los textos han de reposar, como si de vino se tratase. Basta dejarlos un par de días en borradores y darles un repaso después. Habrás podido pensar las cosas y tendrás una idea más clara de lo que quieres contar. Un par de retoques y seguro que cosigues el primer párrafo que buscabas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s